fbpx

Cómo elaborar un buen plan de negocio. Directrices Generales

Todo emprendedor tiene que enfrentarse, tarde o temprano, a la redacción de su plan de negocio, unas veces por iniciativa propia y otras, las más, por imposición de sus interlocutores: inversores, aceleradoras, financiadores, socios, … Pero, ¿Cómo saber lo que se debe hacer y no se debe hacer a la hora de elaborar un buen plan de negocio? Rafael Ramos, Director del Programa de IMIM, Internacional Master in Industrial Mangement, y Profesor Titular de Organización de Empresas de la UPM, analiza, desde su experiencia, las mejores prácticas para llevarlo a cabo. 

Las business skills para formar a los directivos y profesionales contemplan habilidades gerenciales más allá de las estrictamente técnicas. Su trabajo profesional se desarrollará en el diseño, implementación, operación y gestión de organizaciones de todo tipo, sistemas de fabricación y producción dentro de un nuevo contexto dispar y diferente. Aprender a elaborar un buen plan de negocio es de obligado cumplimiento. 

Directrices Generales o guía de cómo hacer un plan de negocio sin fisuras

A la hora de redactar un plan de negocio es conveniente detenerse un momento para establecer una serie de principios muy generales sobre lo que se debe hacer y no se debe hacer a la hora de elaborar un buen plan de negocio. 

Muchos de estos principios procederán de la propia experiencia personal y, otros, forman parte de los usos y costumbres admitidos y de las mejores prácticas acreditadas en este terreno. En todo caso, estos principios podríamos enumerarlos en este listado:

  • Mantener el plan de negocio lo más corto y sintético posible, sin comprometer la calidad de la descripción del negocio y de su potencial. Centrar la atención y el esfuerzo sobre los aspectos clave que interesan a los inversores y dejar los detalles secundarios para las entrevistas personales o incluirlos en anexos aparte. Conviene tener en cuenta que los interlocutores del emprendedor no tienen porqué ser lectores pacientes. 
  • No incluir personajes ocultos como integrantes del equipo directivo del estilo del “Sr X que actualmente es el director financiero de una importante empresa y que se unirá a la nueva empresa más tarde. Los inversores querrán saber desde el principio quién es quién, sobre todo si juega un papel clave en el equipo directivo, y cuál es su grado de compromiso personal con el éxito de la nueva aventura empresarial. Ocultar el nombre no es una buena manera de demostrar un compromiso total. 
  • No describir los aspectos técnicos del negocio, productos o procesos, de forma complicada o utilizando una “jerga” de iniciados. Un inversor o un prestamista prefieren no comprometer su dinero en algo que no entienden o, peor todavía, que piensan que el emprendedor mismo no comprende al no ser capaz de explicarlo de forma llana y sencilla accesible al común de los mortales. 
Fases plan negocio
Imagen de Geralt en Pixabay

 

  • No hacer afirmaciones ambiguas o vagas que puedan transmitir la impresión de que el emprendedor no tiene las ideas claras o es difuso en sus planteamientos. Por ejemplo, antes que decir simplemente que los mercados en los que se estará presente crecerán rápidamente es preferible presentar la evolución de dichos mercados en el pasado, su situación actual y la proyección esperada sustentada en unas hipótesis claras y consistentes que permitan argumentar las tasas de crecimiento empleadas en el plan de negocio. 
  • Desvelar y discutir todos los problemas actuales y futuros del negocio que hayan sido identificados. De no hacerlo así, los interlocutores pueden detectar dichos problemas y sacar la conclusión de que el emprendedor no ha hecho un análisis en profundidad de su propio negocio o que ha preferido obviar (ocultar) estos problemas, lo que puede hacerle perder credibilidad frente a dichos interlocutores. 
  • Implicar a todo el equipo directivo/emprendedor de la futura empresa en la elaboración del plan de negocio, y acudir a expertos en materia legal, financiera, fiscal, … para contrastar y completar estos aspectos del plan de negocio. 
  • Dejar muy claro en el plan de negocio, y ser capaz de responder de forma clara y concisa, la cuantía de los fondos que se solicitan y cuáles van a ser los usos de dichos fondos. Asombra la cantidad de veces que el emprendedor se queda balbuceando cuando se le hace la pregunta directa de “cuánto necesitas y para qué”. 

Seguro que hay otras recomendaciones interesantes a la hora de ponerse a redactar el plan, pero éstas son de obligado cumplimiento. Y recuerda, la elaboración de un plan de negocios es un paso fundamental para buscar no sólo financiación, también inversores y socios. 

Nuestros programa MBAi On Campus pone el foco en la innovación y el emprendimiento como palancas del éxito empresarial y profesional.

¿Necesitas mas información?

Queremos resolver todas tus dudas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Compartir en Redes sociales

Suscríbete a nuestro blog

Menú