fbpx

Los 7 mejores consejos para realizar una buena inversión

Hoy en día realizar una correcta inversión nos ayuda a resolver bastantes problemas económicos. Uno de ellos es el tema de la pensión pública, ya que se prevé, que para los futuros jóvenes no haya este tipo de paga para cuando se jubilen.

¿Cuál es el verdadero problema por el que la generación actual no tendrá pensión en el futuro? Según varios estudios, se dice “que todavía no han nacido las personas que van a pagar las pensiones de los jóvenes de ahora”. Esto se debe a que el descenso de la natalidad es bastante alto.

Por eso se recomienda realizar inversiones a futuro. Para poder afrontar el inconveniente de que no se pudiera cobrar pensión, o al menos tuvieran algún ingreso económico que les respaldará.  Gracias a expertos que han estado investigando el tema, conseguimos dar con las claves necesarias para hacer frente a esta situación. En este artículo, discutiremos los siete mejores consejos para hacer una buena inversión.

#1: Fórmate. No inviertas en lo que no entiendes

De cara a realizar una correcta inversión, es muy importante tener conocimientos acerca del tema. De lo contrario, las posibilidades de que salga bien y comiences a obtener beneficios, será muy baja. Para comenzar invirtiendo debes realizar una investigación del mercado actual y de cara al futuro. Así evitarás cometer fallos y podrás hacer frente a los problemas que puedan ir surgiendo. También es importante que conozcas el significado de invertir y lo que supone. El significado de invertir es: “Una cantidad de dinero que destinas con la expectativa de obtener un beneficio”.

Una recomendación que te hacemos es que no inviertas en lo que no entiendes. Al no tener ninguna información, lo más probable es que no salga bien. Por eso, si quieres conseguir resultados positivos, debes conocer al fondo en lo que vas a invertir.

#2: Define objetivos claros para tu inversión

Cuando comienzas una inversión es muy importante fijar unos objetivos para poder conseguirlos. Si no fijamos unos objetivos, va a ser muy complicado que consigamos resultados de forma rápida, ya que siempre vamos a estar esperando obtener un beneficio y nunca nos centraremos en la cantidad exacta que queremos conseguir. Por ejemplo, poner como objetivo duplicar la cantidad invertida en un cierto tiempo.

Además, si te propones ganar X cantidad de dinero en un tiempo concreto,  conseguirás tener más claro cuál es el tipo de inversión que necesitas para conseguirlo. Definir los objetivos nos ayudará a ver si el producto que hemos elegido para invertir nuestro capital nos está ayudando a conseguir lo que queremos, o por el contrario, observaremos que no nos está dando los resultados esperados y, por tanto, debemos de cambiar de producto.

#3: Conoce tus opciones: ¿cuáles son los productos de inversión a tu disposición?

A la hora de invertir, encontrarás varios tipos de productos en los que invertir. Dependiendo de cuál elijas, obtendrás mayor o menor beneficio, pero también asumirás más o menos riesgo.

A continuación, te contamos algunos de los productos por los cuales podrías comenzar a invertir:

  • Acciones: son pequeñas participaciones que compramos de una empresa. Pueden variar su precio en cuestión de minutos. Es una inversión muy arriesgada y a largo plazo.
  • Fondos de inversión: intentan maximizar la rentabilidad, lo que supone un incremento del riesgo bastante importante.
  • Renta variable: a corto plazo puede dar pérdidas dependiendo de los mercados financieros, sin embargo, a largo plazo suelen dar beneficios.
  • Productos inmobiliarios: son arriesgados y suponen bastante gasto, ya que debes de pagar impuestos, comunidad, etc. Hay riesgos de que la persona que lo arrienda no pague correctamente sus mensualidades. Además, también pueden variar su precio con el paso del tiempo.

#4: Construye una base económica de la que partir.

Cuándo quieres invertir, la gran mayoría de las veces se hace con un capital disponible. Esa cantidad de dinero que decidas disponer para realizar la inversión, debes de tener en cuenta, que no existe. Es decir, que no puedes contar con ese dinero, ya que en el caso en el que lo necesitarás en un futuro, podría verse afectada la inversión. Si consigues una cantidad de ahorro bastante alta, podrás comenzar a invertirla. Asimismo, podrías replantearte si quieres dividir esa cantidad, e invertir en varios productos.

Siempre se aconseja cuando se va a invertir “no poner todos los huevos en la misma cesta” Si por ejemplo, una inversión no sale bien, no pierdes todo el capital. Sin embargo, si inviertes todo tu dinero en un producto y sale mal, verás afectada toda tu inversión.

#5: Observa el mercado.

 El mercado se encuentra en un constante cambio, es decir, nunca sabes a ciencia cierta lo que va a poder suceder, por ello, debes investigar mucho e intentar disminuir el riesgo lo máximo posible. Es aconsejable que te informes y actualices a través de libros, noticias, etc. Te puede ayudar a conocer mejor la posición en la que se encuentra el mercado. Y, sobre todo, que estés constantemente al día de todo lo que sucede, para poder actuar a tiempo.

#6: Conoce los riesgos de tu inversión.

Cuando decides lanzarte a realizar una inversión, debes saber que correrás riesgos. Dependiendo del producto en el que inviertas, podrás tener una mayor o menor amenaza. Para evitar al máximo este tipo de inconvenientes, es aconsejable que conozcas mucho la inversión que vas a realizar, que observes el mercado para poder anteponerse a los cambios que pueda tener. Piensa que cuanto más conozcas los riesgos, y antes puedas solventarlos,  aumentará tu posibilidad de obtener un beneficio mayor y de haber realizado una correcta inversión.

#7: Pide asesoramiento

Si nunca has oído hablar de la inversión y de los riesgos que puede tener, es muy importante que te asesores,  que pidas opinión a profesionales del sector.  Como ya te comentamos anteriormente, debes de evitar los máximos riesgos posibles. Es importante que te informes acerca del mundo financiero, conozcas toda su evolución para poder realizar un estudio más en profundidad. Así podrás tomar tus propias decisiones.

Cuánto más conozcas los riesgos y los productos en los que quieres invertir, más beneficios obtendrás y tus ganas de seguir invirtiendo aumentarán, al igual que tu capital.

Conclusión

Es muy fundamental invertir de manera inteligente. Conocer al máximo todos los factores que condicionan una inversión. Tener mucha paciencia para poder ver cómo van saliendo los resultados con éxito. No hay que anteponerse porque una inversión esté en un momento que no esté yendo bien, ya que puede variar y al poco tiempo seguir dando beneficio. Hay que saber que invertir es muy arriesgado, pero también puedes conseguir tus resultados si los planteas de la manera correcta.

Compartir en Redes sociales

Suscríbete a nuestro blog

Menú